Últimas Noticias

Por qué el control automático por RFID es imprescindible ante el reto del ingente transito global de mercancías

Gracias al control automático por RFID, el movimiento de mercancías se simplifica y se optimiza con una fiabilidad absoluta. En nuestro mundo globalizado, los movimientos de mercancías son complejos y compuestos con multitud de procesos de los diferentes agentes implicados, nacionales e internacionales, por ejemplo, la empresa suministradora, la empresa distribuidora, la empresa receptora, los diferentes agentes aduaneros, las empresas transportistas, etc. Es evidente que todos estos procesos deben estar coordinados a fin de optimizar los tiempos y los recursos, y salvaguardar la seguridad de las mercancías y de los consumidores.

En este escenario, a priori caótico y que parece inabarcable, es en el que la gestión automática por RFID brilla por sus enormes posibilidades y beneficios. tal y como vamos a desarrollar en este artículo.

Aumento de la velocidad de los procesos logísticos

Hay dos hechos que hacen de la gestión y coordinación por  RFID la más rapida. Por un lado, que con una etiqueta RFID se pueda marcar de forma individual y única cada uno de los ítems de un total de mercancías, identificándolo y siguiéndolo como un objeto separado en todos los registros de stock, de transito, de llegada o salida. Junto con, por el otro lado, que la lectura de este número identificativo único, no se hace uno por uno, sinó que gracias a la tecnología RFID, la lectura de todos los números identificativos es automática en lote y a tiempo real.

Así funcionan las etiquetas RFID, pasan todos los ítems etiquetados a través del campo de radiofrecuencia de una antena, que a su vez, se comunica con un lector RFID, el cual aporta todos los datos al sistema de registro de forma automática, a la vez y a tiempo real.

Facilitar la automatización con el mínimo de personal presencial

Como ya apuntábamos en el punto anterior, toda esta introducción y gestión de datos necesita un mínimo de intervención humana, ya que los trabajos manuales se reducen a su mínima expresión. Los trabajos manuales de lectura de cada ítem, y de introducción de los datos de entradas y salidas, quedan eliminados gracias al control automático por RFID de los datos. Finalmente, la intervención humana en esta gestión de los datos no siempre tiene que ser presencial en la empresa, el almacén o las instalaciones, sinó que mucha puede ser online.

Asegurar la fiabilidad de los datos

Esta automatización electrónica de los datos también elimina casi por completo las posibilidades de error humano, aumentando la fiabilidad de los datos, lo que conlleva un beneficio económico importante, o mejor dicho, se evitan las perdidas económicas de las roturas de stock, de las perdidas desconocidas de productos, de los robos, etc.

Certificación del origen de los productos

Otro de los puntos muy importantes que la tecnología RFID aplicada a la coordinación logística aporta, es la seguridad de las certificaciones de procedencia de los productos. Un producto se puede falsificar, pero lo que no pueden falsificar de ninguna de las maneras es el número de la etiqueta RFID que una empresa certifica como propio. Por tanto, dicha etiqueta dará la información verificable para comprobar la procedencia del producto.

Esto es importante si hablamos de productos de marcas. Pero toma una importancia capital, si de lo que estamos hablando son productos médicos, farmacéuticos o alimentarios.

La tecnología RFID frente al movimiento caótico de mercancías

La simple frase “movimiento caótico de mercancías” ya genera malestar por sí sola, el caos no es un estado deseable en el mundo globalizado en el que vivimos y que imaginamos, y necesitamos, coordinado.  Además, es en los momentos de crisis cuando se hace más patente esta necesidad imperativa de coordinación, capacidad de reacción y optimización del tiempo y los recursos.

Desde que comenzó la crisis por el coronavirus Covid-19 ha quedado patente que los productos más imprescindibles son los sanitarios y los alimentarios. En una crisis de este tipo, podemos prescindir de casi todo, excepto de, obviamente, alimentarnos, y de productos sanitarios como mascarillas, guantes, medicamentos, y todo aquello que el personal sanitario, los pacientes y la población a proteger pueda necesitar.

En estos casos, es cuando la tecnología RFID contribuye todavía más a la mejora de la gestión logística de todos estos productos. Primero, aumentando la velocidad, segundo, facilitando la automatización de todos los procesos con el menor número de personal presencial posible, tercero, asegurando la fiabilidad de los datos del stock y de trazabilidad de las mercancías en transito, y cuarto, certificando la procedencia de los bienes.

Foto de Denys Nevozhai para Unsplash.
Por qué el control automático por RFID es imprescindible ante el reto del ingente transito global de mercancías