Últimas Noticias

Directivas y reglamentos aplicables a los fabricantes de etiquetas RFID

Como fabricantes de etiquetas RFID nos mantenemos vigilantes a estar actualizados en relación a todas las directivas y normativas que se apliquen a la producción y comercialización de etiquetas RFID. ¿Sabes cuáles son? En este artículo te informamos.

El Reglamento REACH

El Reglamento REACH es el procedimiento más exhaustivo y actualizado de gestión y control de productos químicos que existe en el mundo, con el objetivo de preservar la salud humana y el medio ambiente frente a los riesgos de los productos químicos.

El reglamento REACH entró en vigor en 2007, y el pasado junio de 2018, la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) y el Consejo Europeo de la Industría Química (CEFIC) suscribieron un acuerdo de cooperación para mejorar el seguimiento y control de las sustancias químicas para la seguridad humana y medioambiental.

Este reglamento es de aplicación en toda la industria, incluso en empresas que en principio podría parecer que no están ligadas a este compromiso. Según sea su papel en la industria (fabricante de sustancias químicas, distribuidor, importador, usuario intermedio, proveedor de artículos, etc.) registrará e informará sobre su conformidad REACH de diferente manera.

Como fabricantes de etiquetas RFID, por tanto usuarios intermedios, debemos controlar que todos nuestros proveedores, a los que compramos sustancias y materiales, producen de conformidad al Reglamento REACH, por ejemplo, los proveedores de papeles adhesivos con los que hacemos las etiquetas.

Para explicarlo de forma muy resumida, cumplir el Reglamento REACH significa que las sustancias de la lista ECHA están ausentes o en sus niveles aceptables para la salud y el medioambiente en los productos.

En Trace ID recopilamos y mantenemos actualizados los certificados REACH de nuestros proveedores para poder afirmar que nuestras etiquetas RFID resultantes son conformes a este Reglamento.

Directiva RoHS

La Directiva RoHS (Restricción de Sustancias Peligrosas) fue adoptada por el Consejo de la Unión Europea en 2003 y establece la ausencia de sustancias consideradas nocivas en equipos y/o materiales eléctricos y electrónicos. Estas sustancias son peligrosas para la salud humana, por tanto, está prohibido su uso en aparatos eléctricos y electrónicos, o su presencia está limitada a determinadas cantidades.

La Directiva RoHS se aplica solo a los equipos eléctricos y electrónicos del mercado (y a todos sus componentes internos), como equipos de tecnología de la información y telecomunicaciones, electrodomésticos grandes y pequeños, equipos de iluminación, equipos eléctricos y electrónicos, juguetes, equipos de entretenimiento y deportivos, y máquinas expendedoras.

La información y los documentos que demuestren que los productos son conformes con las restricciones especificadas en la Directiva RoHS deben conservarse durante cinco años desde el momento en que el producto se comercializa. Todos los años, los fabricantes están obligados a actualizar sus certificados RoHS.

Las sustancias que regula la Directiva RoHS son:

  • Plomo (Pb) < 1000 ppm
  • Mercurio (Hg) < 100 ppm
  • Cadmio (Cd) < 100 ppm
  • Cromo hexavalente (Cr VI) < 1000 ppm
  • Bifenilos polibromados (PBB) < 1000 ppm
  • Éteres de difenilo polibromados (PBDE) < 1000 ppm
  • Ftalato de butilbenceno (BBP) < 1000 ppm
  • Ftalato de dibutilo (DBP) < 1000 ppm
  • Ftalato de diisobutilo (DIBP) < 1000 ppm

Como fabricantes de etiquetas RFID seguimos a nuestros proveedores de chips y antenas para que nos mantengan actualizados con sus certificados RoHS.

Directiva RED de dispositivos electrónicos

Photo: Nicolas Thomas en Unsplash.

Directiva RED

La Directiva RED (Directiva sobre los Equipos Radio Electrónicos) regula la comercialización e idoneidad de equipos radio electrónicos y entró en vigor en 2017.

La Directiva RED define “equipo radioeléctrico” como un producto eléctrico o electrónico que emite o recibe intencionadamente ondas de radio para fines de radiocomunicación, o bien un producto eléctrico o electrónico que requiere un accesorio (por ejemplo, una antena) para emitir o recibir intencionadamente ondas de radio para la radiocomunicación. Las “ondas de radio” se definen como ondas electromagnéticas de frecuencias inferiores a 3000 GHz que se propagan por espacio sin cables..

Como fabricantes de etiquetas RFID pasivas, nuestros consumibles RFID están exentos de esta certificación. En cambio, si la necesitan etiquetas RFID activas (que están provistas de una batería para emitir intencionadamente) y otros dispositivos RFID como los lectores.

Contacto con alimentos, productos sanitarios, textiles y otros

Para terminar, señalaremos que cada etiqueta RFID debe cumplir los reglamentos que se le apliquen dependiendo de su uso final; por ejemplo, aquellas etiquetas RFID que han de estar en contacto con alimentos, deben estar estancas (en sandwich) entre materiales que tengan los certificados que demuestran su conformidad con la Regulaciones Europeas de Contacto con Alimentos, como la EC 1935/2004, la EC 2023/2006 y la EC 10/2011.

Esperamos que este artículo haya sido esclarecedor en relación a las directivas y reglamentos aplicables a la fabricación y comercialización de etiquetas RFID. Si quieres seguir informado sobre la actualidad de la industria de la tecnología RFID, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Directivas y reglamentos aplicables a los fabricantes de etiquetas RFID